Observador observado

Un marco blanco, suspendido entre dos arboles llama la atención al caminante. A su derecha, este objeto, disonante por su brillo, enmarca el paisaje que tiene detrás, pues no hay ningún lienzo en su interior. Al girarse, el caminante topa con otro marco al lado opuesto del camino, colocado de espaldas a el. Y entre sus aristas se ve, no muy lejos, un ojo que lo observa. El caminante entra a formar parte de la obra, siendo junto con la naturaleza el protagonista de esta. La simbiosis resultante alinea los elementos del eje donde cualquiera de estos puede ser tanto observador, como observado.

[Proyecto colaborativo]

Using Format